martes, 8 de abril de 2014

Guía lenta para superar una ruptura

Escribo esta guía basada en mi experiencia personal. Es posible que a ti no te funcione. Es posible que a mi tampoco. Pero también es posible que sí. Solo por esa posibilidad, merece la pena intentarlo.
Escrito en presente, a pesar de ser un pasado imperfecto.

Paso 1 
Sobre como dejar de verla en todas partes (acepta)

Tienes que dejar de ver su reflejo en cada nuevo comienzo. Tienes que dejar de comparar estos primeros besos con el vuestro. Ninguno será igual de perfecto, pero tampoco tan erróneo como imaginas. Hay tantos primeros besos como personas respirando, y en esa marea de posibilidades puede que venga otro tsunami y puede que no. Mientras tanto, descubrí que dejarse mecer por la marea no suele llevar a ninguna parte: hay que nadar.

Paso 2
Te perdono, me perdono (perdona)

"Te perdono", te escupí a la cara. Y ni yo me lo creí.
Tienes que dejar de guardarla rencor. Todo lo que se guarda tanto tiempo a oscuras, acaba oliendo mal. Y ya va siendo hora de sacar la basura.
"Te perdono", te silbare la próxima vez que te vea, con un abrazo.
No quieres volver con ella, pero tampoco no verla más.
Puede que te hiciera daño, pero respeta su presunción de inocencia. Puede que la quisieras demasiado, perdónate tu la tuya.


Paso 3
Si buscas, no encuentras (observa)

No empieces a buscar fuera sin mirarte antes por dentro. De verdad, no lo hagas. Porque cuando encuentres algo, creerás que no es para ti. No empieces a desear impetuosamente algo que ni siquiera sabes si es de tu talla. Antes tienes que medirte. Tranquilamente, sin prisa. Mírate, mira a tu alrededor, y mídete. Y cuando estés completamente seguro de que es lo que te vale, vuelve a medirte. Y pruébate la ropa. No tengas miedo de probarte algo que pienses que no te va a valer. Te sorprenderá lo que cambian las cosas vistas desde dentro.

Paso 4
El miedo al vacío te deja vacío (salta)

Así es el amor. Aprender a querer es como aprender a volar. Saltas, y caes o vuelas. Pero tienes que saltar. No hay amor sin riesgo. Hay vacíos que jamás serás capaz de volver a llenar del todo, pero puedes volver a abrirlos al público. Lo más probable es que al principio solo vengan mirones y curiosos, pero puede que a alguien le guste lo que ve y se quede a dormir. Puede que vuelva otro día, puede que pase el fin de semana. Hasta puede que se venga a vivir. Y aunque coloque sus muebles llenando huecos distintos, puede que tu nueva decoración interna sea más acogedora que la antigua. Será diferente, seguro, pero no por ello menos válida. No elimines la posibilidad.

Paso 5
Ocúpate y no te pre-ocupes (camina)

Ya lo has aceptado, ahora toca creérselo. Hubo un tiempo donde existía otro "yo", otro "tú", que funcionaba a la perfección sin "ella". Recuérdalo, recuérdate y vuelve a los orígenes sin olvidar lo que has aprendido. Date el lujo de disfrutar, de hacer lo que te gusta, lo que te gustaba y lo que te gustará. No te quedes paralizado. Puedes llenar tu corazón de miedos e inseguridades y toda luz será insuficiente. Lucha por mantenerlo puro, y un solo rayo lo iluminará todo.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo. Y cuánta razón.

    ResponderEliminar
  2. Mravilloso...! Habrá que intentarlo...Un abrazo

    ResponderEliminar