martes, 13 de diciembre de 2011

Recuerdos

Mirando por la ventana, me vienen a la mente, dejo que me invada la nostalgia, y, por un momento, tropiezo, me regocijo en ellos, y pierdo la batalla.
Porque esa es la sensación que te deja la melancolía. Te envuelve, te hace dudar, nubla tus ojos, llevándote a un pasado mejor. Y quizá no lo sea, pero así lo creemos. Y volamos y subimos tan alto que cuando volvemos la mirada al frío cristal, es tan grande la caída que hasta tus principios se tambalean.

La eterna lucha de la razón y el corazón.
La medida del amor o el amor sin medida.
Análisis, dudas, y miedos ;
Sentimientos, emociones y sensaciones.


...

¿Por qué no encuentro la característica negativa del corazón? Puede ser, que ese sentimiento que nace de dentro, sin filtros, sin barreras, sin el análisis racional, sin miedo, sin angustia ni ansiedad, sin preocupación por lo que el otro pensará o por lo que pasará... Ese, es ese sentimiento el que puede que sea verdadero. ¿De donde viene? ¿Por qué? ¿Por qué no se va?

No tengo respuesta. Solemos apelar a la razón, y tratar las situaciones difíciles desde el olvido, la superación, bloqueando recuerdos, fingiendo sonrisas, ahuyentando al dolor, coleccionando lágrimas, ignorando ausencias.

Y es que... No hay otra forma de seguir adelante.

¿O quizás sí?

3 comentarios:

  1. Yo creo que no se olvida, se aprende a recordar. Eso que llaman olvido no es más que un autoengaño y antes o después la verdad termina saliendo.

    ResponderEliminar
  2. Recordar suele conllevar un grave problema, y es que, normalmente, sólo se recuerda lo bueno, es como si lo malo no hubiese existido nunca, y evidentemente esto no es así. La cuestión está en que solemos recordar cuando añoramos algo y, personalmente creo que ahí está el problema.
    Hay capítulos de mi vida que los recuerdo, con cariño, con dolor, pero son sólo eso recuerdos, en cambio existen otros que me atormentan y me impiden avanzar así que en estos casos tienes toda la razón, el único modo de avanzar es..."apelar a la razón, y tratar las situaciones difíciles desde el olvido, la superación, bloqueando recuerdos, fingiendo sonrisas, ahuyentando al dolor, coleccionando lágrimas, ignorando ausencias"

    Me gusta tu blog, te sigo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hay momentos en que estás tan parado que sí, es el único remedio para avanzar... Pero esos momentos pasan y tienes toda la razón, tenemos que aprender a recordar a partes iguales lo bueno y lo malo, así la carga se hace menos pesada, la añoranza se alivia y todo es más fácil... Lo he comprobado. Aprendiendo, que es lo importante.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar