miércoles, 3 de octubre de 2012

Punto y seguido

Todo pasa, todo llega.
Y así, aquello que creías que recordarías siempre, se va borrando. Desaparece, y su huella es cada día menos visible. Aquel momento que duraría eternamente se fue volando, quizá buscando otro "yo" donde doler.

Es lo que tiene el tiempo, te guste o no, sigue su camino, y anclado a él, te invita a caminar. Aunque te resistas e intentes evitarlo. Aunque te enfades y cual niño enrabietado te niegues a dar un paso más. Así, en lugar de acompañar la vida con paso tranquilo, pasas a ser arrastrado por ella, y haces de cada momento un rasguño. No puedes decirle al tiempo cuando puede avanzar.

Pero cada experiencia trae algo nuevo, de todo se aprende. Aprendes a mirar más allá de tus propias narices y con sólo levantar la mirada descubres que no estás solo. No eres tú contra el mundo, ni el único que lucha. Ves el sufrir de los otros, sus batallas. Y te sientes pequeño e iluso. Pero no derrotado. Nuevo. Te redescubres, abres los ojos y ves la mano tendida hacia ti. Puedes cogerla y levantarte. Lo haces. 

Entonces, sin la preocupación de ir a contrapulso, recuerdas paulatinamente lo bueno que te ofrece la vida. Ves la bondad y generosidad de ese alguien que tendió su mano. Ves la felicidad y alegría con la que puso tu brazo sobre sus hombros y no descansó hasta verte caminar de nuevo. Te ayudó a crecer, madurar. A cambiar odio por cariño , rencor por agradecimiento, dolor por felicidad.

Y hoy, menos perdido, me siento orgulloso a contemplar el atardecer de una época convulsa. Puede que las magulladuras sigan doliendo.  Que la herida no haya cicatrizado por completo o que el corazón no haya recuperado aún su espontaneidad.

Pero eres consciente de que el paisaje ha cambiado y has regresado al camino.

Punto y seguido.

6 comentarios:

  1. Odio al tiempo. Odio que las cosas pasen y las huellas se borren. Pero me gusta pensar que siempre quedan cicatrices...

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu poesia. Para mi lo mejor de la vida es que todo pasa y todo llega... Lo bueno y lo malo. Y ahí esta la gracia, no me gustaria vivir estancada en lo malo pero tampoco que todo fuese perfecto siempre. En mi opinion el ser humano es inconformista por naturaleza y aunque todo sea perfecto nos acostumbrariamos y acabariamos rechazandolo o agobiandonos. Por eso todo debe pasar y llegar, nada es eterno. Debemos saber que las cosas van a cambiar y que este cambio no siempre será para mejor. Con la experiencia no nos tomaremos el cambio como algo traumatico sino como algo natural y necesario, un proceso, una etapa. Sin duda es doloroso pero cuanto mejor preparado estés y más consciente seas de ello menos difícil resultará.
    A mon avis. Poli.

    ResponderEliminar
  3. Muy enriquecedora tu forma de escribir.
    Un saludo entrañable.

    ResponderEliminar
  4. Las experiencias nos hacen fuertes frente a otras caídas pero, duele demasiado recordar tiempos de otra latitud donde las sonrisas eran inevitables. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No pienses mas en el pasado, piensa en el modo de vivir tu presente. Da igual las caídas del pasado.Un beso. Me encanta tu blog, te sigo y me iré pasando por aquí.

    www.nadaadecir.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. http://www.youtube.com/watch?v=Lj-W6D2LSlo

    ResponderEliminar