domingo, 25 de noviembre de 2012

Despejando incógnitas

Será la sonrisa, la suave caricia de unos dientes al aire, sin complejos.
Será la mirada, dibujada en la cara, profunda e intensa.
Quizá esos labios que nublan la mente, que despiertan un intenso mundo de fantasía.
O el embriagador perfume, invisible contacto que tantas veces hipnotiza.

La misma pregunta sigue sonando,
impasible aparece en cada resquicio de soledad.
A veces frágil, susurro apenas audible,
otras demoledora, dura dosis de realidad.

Sin saber cómo sucede, no se puede buscar, 
tan solo nos queda esperar.
En cada nostálgica sombra,
brillantes rayos de esperanza.
En cada lágrima impaciente,
pañuelos de ilusión.

5 comentarios:

  1. No importa lo que sea con tal de que te guste.

    ResponderEliminar
  2. Paciencia, todo pasa y todo llega ;-)
    Interesantes pensamientos, cada vez escribes mas positivamente y eso me encanta. Sientete orgulloso de ti mismo, estas avanzando, estas creciendo, estas siendo quien quieres ser. Yo estoy muy orgullosa de ti! Aqui me tienes para lo que quieras. Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Y continuo... Me alegro de que ahora mires para delante con esperanza y no para atrás con tristeza. Pero sin perder tu esencia, te leo y te reconozco, pero reconozco a un Kike que se hace grande (enhorabuena!). Eso solo se consigue con esfuerzo, a veces solo y a veces dejándote ayudar (me alegra pensar que puedo haberte ayudado en algo, me alegro de que tu me hayas ayudado). "Cada experiencia trae algo nuevo", gracias por seguir escribiendo, espero que lo sigas haciendo ;-)
    Poliqueto

    ResponderEliminar
  4. La espera, normalmente desepera, empiezo a pensar que cuando decirmos que sólo queda esperar, a veces, es una excusa.

    BRILLANTE!!!...no tengo más que decir (ahora "sólo" voy a pensar en todo lo que has escrito una y mil veces)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá a veces sea una excusa, pero otras es solución. Tu comentario me recuerda a un texto de Paulo Coelho:

      "De nada sirve forzar la lucha; es necesario tener paciencia, esperar que las fuerzas entren nuevamente en choque. En el silencio del campo de batalla, escucha los latidos de su corazón.

      Percibe que está tenso. Que tiene miedo.

      El guerrero hace un balance de su vida: comprueba si la espada está afilada, el corazón satisfecho, la fe incendiando el alma. Sabe que el mantenimiento es tan importante como la acción.

      Siempre falta algo. Y el guerrero aprovecha los momentos en que el tiempo se detiene para equiparse mejor."

      Hay que aprovechar también estos momentos, y saber disfrutarlos.

      Muchas gracias por pasarte y por tus palabras.

      Eliminar